domingo, 17 de diciembre de 2017

Galicia ofrece a lo largo y ancho de su geografía un abanico de topónimos exóticos que pueden provocar la hilaridad del más pintado. Desde La Picha en Friol -topónimo que, en realidad, proviene del “picho”, o tubería por la mana la fuente- al Vilapene de Lugo, pasando por la Pedra do Carallo en Santa Leocadia de Arteixo, un menhir encastrado en una piedra que evoca un pene erecto. Cualquiera de estos destinos no sería el recomendable para una excursión de adolescentes de instituto en pleno despertar hormonal. Pero también la comarca arousana ofrece sus topónimos peculiares que pueden sonrojar a muchos. Este reportaje es una guía para descubrirlos.
Fotos: Iñaki Abella

LA AROUSA MÁS EXÓTICA

Recuerdo como en cierta ocasión un amigo le respondió a su interlocutora femenina, a quien no conocía de nada, que vivía en A Parrocha. La mujer se sonrojó visiblemente, no sabiendo si considerar aquello una ofensa o una broma de mal gusto. Pero nada más lejos de la realidad, y es que aquel vivía efectivamente en A Parrocha, barrio de Portonovo cuyo nombre no guarda relación alguna con una de las acepciones vulgares de los genitales femeninos, sino con las parrochas, xouvas pequeñas que son un pescado bien apreciado en Galicia, y que da nombre a este un pequeño barrio de una villa marinera de tradición pesquera como es Portonovo. Pero no sólo aquí, por cuanto Pontevedra o Vigo, con su Rúa da Parrocha, incluyen este nombre entre sus topónimos, u otra Parrocha podemos encontrarla en el interior de Galicia a medio camino entre Silleda y Monterroso.

Barrio de Cabeza de Boi en Armenteira
Amén de éste, la comarca de Arousa-O Salnés cuenta con una serie de topónimos, unos singulares y otros exóticos, que pueden provocar la hilaridad en más de uno. Como animal, el buey es uno de los recurrentes en la toponimia arousana, con Cabeza de Boi, barrio de Armenteira que, según los lugareños, debe su nombre al buey que poseía un vecino y cuyos servicios ofrecía para apareamiento de vacas. El topónimo puede resultar singular, pero más aún si usted se va a vivir a la parte opuesta de la cabeza de este animal, optando para ello por establecerse en Cu de Boi, enclave de Meaño ubicado dentro del barrio de Pereiras y que, aunque  pueda pasársele algún comentario fácil  por la mente, el lugar no tiene porque oler precisamente mal, máxime teniendo en cuenta que es lugar preciado de viñedos que alumbra dorada uva albariña.
Hablando de olores, si usted lo que desea es continuar este exótico itinerario aprovechando su presencia en Meaño, puede descubrir el lugar de A Cajallona, una explanada entre Meaño y Xil que hizo las veces de campo de fútbol en los años 40 y donde dieron sus primeras patadas algunos equipos de la zona en frenéticos derbis locales, pero que hoy está copado también de viñas. Y, dado que estamos metido en medio de topónimos un tanto escatológicos, no podemos obviar el Campo das Cajallas, lugar éste ubicado, nada más y nada menos, que en el señorial barrio de Fefiñáns en Cambados, y en cuyas inmediaciones la villa acogía en tiempos pretéritos un mercado de ganado donde se vendían vacas, bueyes, carneros y hasta animales salvajes como el lobo cervado, cuando los mercados y ferias cambadesas de los siglos XVI y XVII.

Señal que indica el camino Rabo do Porco
Pero volviendo a los animales, de los cuales el cerdo el rey, si usted gusta de visitar un lugar vinculado al cochino, no dude en acercarse Rabo do Porco, barrio de Raxó en el concello de Sanxenxo, y cuyo nombre los lugareños portan con salero. Cierto que algunos refieren como hace anos años unas vecinas, recién llegadas e instaladas en preciados chalets construidos en la zona, intentaron gestiones en el propio concello de Sanxenxo para mudar aquel nombre que entendían denigrante, mas no encontraron apoyo de los vecinos que sentenciaban: “isto toda a vida foi Rabo de Porco, e o seguirá sendo, ao que non lle goste, que se vaia”.
Y si quiere no apartarse en nuestro peculiar ruta del gorrino puede visitar en Armenteira el barrio de Cuchín que evoca al cocho, acepción gallega del cerdo, un Cuchín que precisamente debe su denominación a una antigua cochinera que existía en el lugar, y hoy poblado con apenas con media docena… de casas.
Otras criaturas, que habitualmente provocan rechazo, pero que tienen también su reseña toponímica en Arousa, son O Piollo, zona del barrio cambadés de Santomé, o el propio Ratón, barrio meañés de la localidad de Cobas que linda ya con Barrantes y donde, pese al nombre, los roedores no pululan aquí más que en otras zonas mundanas. Y, si lo que pretende, es un animal en peligro extinción el monte de Forca da Loba en Meaño puede ser el destino elegido.

Señal que anuncia la entrada en el barrio de Ratón en Meaño
Si, en cambio, opta por decantarse por una  opción más otoñal y melancólica no dude en darse un paseo por el Camiño da Pena en Vilagarcía de Arousa. Y, si recorriendo la senda, se le escapa en gallego un “Ai” lastimero, lo mejor es desplazarse a la localidad de Nogueira para conocer el auténtico Ai, barrio meisino enclavado de lleno en medio de un auténtico paraje rural.
Pero si lo que busca es una experiencia para, lo que coloquialmente, se entiende como flipar puede intentar descubrir la Tomada dos Porros, una zona de monte en Cobas (Meaño), cercano ya Ridadumia, donde lo que a buen seguro encontrará serán pujantes eucaliptos pero nada de los conocidos pitos de marihuana con que uno puede uno relacionar el nombre.
En fin, Arousa ofrece también sus posibilidades  para este peculiar turismo exótico con una dosis de humor. Y, una última recomendación: si se atreve fuera de la comarca, aunque cerca para no gastarse mucho no dude visitar en Vilaboa el Con dos Caralletes. No, no piense en esas acepciones coloquiales de “carallete” que puedan venírsele a la cabeza, dado que este “carrallete”, en realidad, hace referencia al nombre con el que se conoce un tipo de navajas que tradicionalmente se marisqueaba. La piedra en cuestión era el lugar donde los mariscadores solían amarrar las embarcaciones cuando faenaban. Y es que la toponimia, en ocasiones caprichosa y coloquial, no para de sorprendernos. Diviértase.

domingo, 10 de diciembre de 2017

 O Xurxo...
 T. Hermida (relato)

Andar ás piñas... lembro que con sete ou oito anos, nos días de escola, este era un bo choio para gañar catro pesos. A miña prima e máis eu iamos ás piñas para siña Ofelia polo monte do Freixo arriba. Toda unha tarde para arrepañar tres sacos delas. Ó voltar dábanos un peso por saco e un bocadillo de chocolate a cada quen. Cando menos tiñamos para caramelos o domingo, ou para meter no peto se a nosas nais nos roían os miolos con aquelo de aforrar. Pero ben contentos que iamos.
O Xurxo tamén empezou andando ás piñas. Era moreno coma un chamizo. Tiña o pescozo curto, os ollos grandes e a boca algo torta. Os veciños dicían que lle quedara así dun ataque de meninxite cando era cativo. Pero era espabilado coma un raio.

O Xurxo non tiña pai. Morréralle ó pouco de nacer el. Nunca o lembrou. Por iso era para os da aldea “o fillo da viuva”. Seu avó saíra da casa unha noite, como quen vai a por celtas á taberna do Chasco, e nunca máis voltou. Disque marchou para as América.Os vellos da quinta contaban que voltara a facer vida en Venezuela, onde casara de segundas cunha mulata. “O que hai que ver -refunfuñaba siña Ofelia-, ese porco por alá adiante e a pobre da muller, velliña como é, aínda anda apoucada polas leiras. Non sei como ajuantou coa vida e con ese demo”.
O Xurxo deixou a escola ós doce anos. Eu penso que prefería andar ás piñas. Era tan bo nese choio que arrepañaba ata cinco sacos nunha tarde. Eso eran, polo menos, cinco pesos é, con sorte, un bocadillo de chocolate. E sentáballe coma Deus na barriga. ¡Estaba cheo de comer patacas fritas con cebola tódalas noites!
Don Eleuterio, "O Xuruxano", era un home moi ben visto na aldea. Lembro o seu bigote tan ben posto e o seu pelo negro peiteado para atrás e sempre brilante, “nin que llo lambera a pocha tódalas mañáns” soía dicir siña Ofelia. Polo demais era un tipo xa entrado en anos, alto e cunha boa barriga. Tiña un mercedes, desos traídos de Alemaña, boa casa e sobrábanlle os cartos, ou cando menos así o comentaban na taberna -e alí sempre se enteran de todo-. Dime a miña nai que don Eleuterio deu quince mil pesos para refacer a capela de San Andrés, o que daquela era moitos cartos. Por eso lle puxeron unha placa de mármore na igrexiña, que aínda se conserva hoxe, e que rememora tan xeneroso xesto coa parroquia.
Don Eleuterio chegou un día pola porta do Xurxo ofrecéndolle traballo. “Vexo que tes bo lombo e sei que eres de fiar -díxolle-. Podo ter un bo choi para ti de cando en vez: por cada ocasión que veñas douche cen pesos na man, e se as cousas marchan e véxote con janas aínda poderá caírche aljunha propiniña a fin de mes”.

E así empezou o Xurxo a descargar tabaco que traían dende o praia do Facho ata o monte do Freixo. E alí, por aqueles camiños polos que un día andivemos xuntos ás piñas, choiaba agora o Xurxo para Don Eleuterio.
¡Cen pesos por faena! Aquelo sí que eran cartos. ¡Menudo choio!. 
Don Eleuterio adiantoulle algúns pesos, e co que xa o Xurxo aforrara comprou unha mobilette encarnada. ¡Moi pancho andaba naqueles días!. Quería semellar un mozo feito e dereito diante das rapazas do noso tempo. Subíanse con el na moto e pasábanno a tope. Nós escachabámonos de risa cada vez que o aire lle levantaba as saias a unha delas. Penso que ás rapazas gustáballes máis a mobilette que o Xurxo.
A el dáballe por apretar o corno e correr coma un demo naqueles días de xullo Por primeira vez, montado na sua mobilette, dáballe velocidade á vida... Demasiada.
Catro días despois o Xurxo baixaba a tope pola estreita estrada da aldea, serpenteando entre os buracos do asfalto e tumbándose, como lle empezara a coller o gusto. Pero na curva da Bouzada abríuse damasiado e deuse de cheo contra o camión do Violo que subía pola costa. Fendeu a testa contra o remolque.
O Xurxo morreu no acto. Non levaba casco. Claro que, daquela, aínda Tráfico non poñía anuncios en televisión de que era obrigatorio levar casco. Claro que, os mortos na estrada da aldea non debían importarlle ós de arriba, e Tráfico aínda non publicaba estadísticas de mortos por non levar casco. O Xurxo non foi nin un número, lástima.
A verdade é que penso que non tivo sorte. Deulle moita velocidade á vida e non agardou a ver os anuncios do casco en televisión, nin a que Tráfico publicara estadísticas.

... Aínda non sei por que demo o Xurxo non seguíu andando ás piñas.        


oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo           
                     
NOTA: Relato escrito en 1995, baseado nun feito real, o dun amigo que con 16 anos finou de accidente de tráfico cando a coa súa mobilette encarnada petou contra un camión. Foron días duros.



sábado, 2 de diciembre de 2017

Aunque olvidado en cuanto a reseñas arqueológicas, el concello de Meaño ofrece hallazgos y potenciales yacimientos todavía no catalogados o excavados. Desde petroglifos a antiguos castros, junto con mámoas o un singular molde de fundición de la Edad de los Metales dejan su huella en este municipio enclavado en pleno corazón de O Salnés. Este reportaje pretende ser una guía para descubrirlos.

LA PREHISTORIA QUE DUERME EN MEAÑO 


Petroglifos de A Sobreira en la actualidad
Una de las muestras más reconocidas son los petroglifos de A Sobreira, un conjunto de grabados prehistóricos hallado en los años 80 por un escolar en el monte de Xil. Fue José Manuel Villar, entonces un chaval de 12 años que vivía en el barrio de Carballoso (Xil), quien descubrió algo más de media docena de grabados excelentemente conservados en una roca ubicada en la ladera de poniente del monte de A Sobreira. “Era una zona a la solía acudir con los perros siendo chaval -rememora hoy José Manuel Villar-, y fue una tarde que subí al monte con el objeto de realizar un dibujo para el colegio que, encaramado a la piedra, descubrí los grabados por casualidad. Los identifiqué porque precisamente estábamos dando esos días en clase el tema de la Prehistoria y hablábamos de petroglifos”. “Cuando llegué al colegio -continúa- lo compartí con el profesor Benito Orge y los compañeros de clase. Juntos hicimos entonces una salida al monte para conocerlos y pusimos luego el hallazgo en conocimiento del museo de Pontevedra. Para todos nosotros fue una alegría inmensa”.

Alumnos de Xil siluetean con tiza los petrogligos de A Sobreira en los años 80
José Manuel Villar reconoce que la roca de gran tamaño “era entonces muy visible porque apenas existía arbolado en esa zona de monte, pero ahora está todo ello poblado de eucaliptos y encontrar la piedra no es ahora tarea fácil, ni para mí”. Afincado en Raxó este meañés lamenta que la zona no esté señalizada: “es una pena -afirma- que la gente no conozca este hallazgo, si bien en ocasiones no sé si es mejor así a fin de evitar que sufra algún daño”.
No son los únicos petroglifos hallados en el municipio meañés, pero sí los mejor conservados. Y es que entre el monte de Meaño y Xil, a la altura del lugar de Campos, aparecieron otros en unas rocas inmediatas a la autovía de O Salnés. Algunos testimonios afirman que “se descubrieron en parte cuando se construyó la autovía, pero se echó tierra sobre el asunto para no tener que variar el trazado de la infraestructura, y aquella obras se llevaron algunos de los mejores grabados”.

Alumnos de Xil del colegio de Coirón en los años 80 sobre la piedra del monte de A Sobreira cuando descubrieron los petroglifos

Castros
Amén de estos dos hallazgos, existen indicios en el municipio de Meaño de la presencia, cuando menos, de dos antiguos castros, uno en la cima del monte San Cibrán en Cobas y otro en Dena, en el lugar cuyo toponímico reza precisamente con el nombre de O Castro.
San Cibrán es un montículo que se eleva 209 metros sobre el nivel del mar y en él convergen los concellos de Meaño y Ribadumia. Desde su cima, enclavada en la parte meañesa, se divisan algunas de las panorámicas más bellas de la comarca arousana. El último tramo, más escarpado, lo convierten en una zona de fácil defensa, idónea para el enclave de un castro. Las leyendas que versan sobre el montículo no hacen sino refrendar la teoría.

El monte de San Cibrán algerga un castro en su cima
Una expedición de escolares, con el maestro Benito Orge en los años 80, halló vestigios de aquel castro. “Recuerdo que fuimos al monte provistos de unas azadas -rememora Benito Orge- en lo que era un salida didáctica. Una vez en la cumbre, donde existe una pequeña explanada coronada hoy por el cruceiro de Francisco Pazos, retiramos la capa superficial del tierra con las azadas y a poco que sachamos hallamos ya el perímetro circular en piedra de varias viviendas”. Sobre el papel, el poblado ofrecería tres muros concéntricos, uno exterior y dos interiores. Los ancianos de Cobas recuerdan como sus ancestros bajaron carros de piedra de aquellos viejos muros de San Cibrán para construir viviendas y alpendre abajo en la aldea. Ancianos que, además, atestiguan la aparición de restos de conchas de marisco bajo aquel suelo. Pese a las evidencias, ninguna administración se ha avenido a promover prospección arqueológica alguna en el monte para la puesta en valor del enclave.    
Un monte de San Cibrán sobre el que circulan antiguas leyendas vinculadas precisamente a los castros, transmitidas de forma oral de una a otra generación. Entre ellas, la de la “trabe de ouro” mito según el cual existía una “trabe” a modo de viga de oro subterránea que unía castros o lugares emblemáticos, fabulación que aludía a fastuosos tesoros escondidos. Preguntado en 2015 el vecino de Cobas, Nicanor Riveiro, daba fe del dicho escuchado a sus ancestros: “desde Monte Lobeira a San Cibrán -afirmaba-, pasando polos Aforcados (monte de) hai unha cadea de ouro que vale sete reinados”. El dicho mentaba la supuesta viga o cadena de oro oculta bajo tierra, versión del mito de la “trabe” de oro de los castros en el noroeste peninsular. Incluso, confiados en la leyenda, algunos vecinos de Cobas, provistos de pico y pala, cavaron en los años 30 del siglo pasado durante días el monte en busca de aquel fastuoso tesoro que nunca apareció.

Molino prehistórico hallado en el monte de Dena reconvertido en improvisado macetero
En el barrio de O Castro en Dena existen también indicios de un antiguo castro. Se ubicaría en una ladera pronunciada que mira a poniente, con la ría al fondo. En la parte baja de dicha ladera se construyó en los años 90 el nuevo cementerio “O Pombal” de Dena. Vecinos de esta localidad atestiguan que durante la excavación afloraron indicios del supuesto castro que fueron silenciados en aras a poder proseguir con la construcción del camposanto. Entre las piezas halladas, se constata la aparición de alguna hacha, e incluso un molino de piedra que, a modo de tesoro, acabó en la vivienda de uno de los vecinos.
Amén de los citados, Meaño cuenta con dos enclaves más, propicios para la existencia de antiguas castros. Uno a caballo entre las localidades de Nantes y Lores (“O Castro” de Nantes), y otro en la zona de Outeiro, un promontorio escarpado con caída hacia poniente también en la localidad de Cobas.

Molde de función para hachas
Molde para fundición hallado en el monte de O Castro en Dena
Fue precisamente en la ladera del monte de O Castro, pero hacia el mediodía, que apareció la mejor pieza de todas cuantas se hallaron en Meaño: un molde de fundición de hachas, esta sí catalogada a mediados de los años 90 por la investigadora del Departamento de Historia de la Universidad de Santiago, la vilagarciana Beatriz Comendador. La pieza en cuestión fue hallada por un viticultor que, a inicios de los 70, se afanaba en cavar un agujero en la era de su casa en O Castro con el objeto de colocar el estribo en un poste para el alambrado de su viñedo. La pieza hallada pasó a manos de José Sineiro, un convecino de Dena aficionado a las antigüedades, quien la puso en conocimiento de la Universidad de Santiago.
La importancia de la pieza estriba en la escasez de hallazgos relativos al proceso de producción metalúrgico en Galicia. Se trata de un molde para fundir hachas en sus dos caras, con forma navicular, y  una longitud máxima de 35 centímetros de largo por 18 de ancho, y un máximo de 7 centímetros de altura. En su base curva posee también un molde menor, de 75 por 55 milímetros, de peor factura. Es una pieza singular, elaborada en granito de dos micas, de textura equigranular de grano fino y que tiene propiedades refractarias. Los expertos apuntan que, posiblemente, el molde tuviera una tapa de cierre que permitiría utilizarlo posición vertical aunque, probablemente, nunca se llegó a usar.

Otra imagen del singular molde de fundición
La peculiaridad del hallazgo de un molde en granito viene dada por cuanto solía emplearse como materia prima para este fin piedra caliza o arenisca, que son menos porosas, pero en este caso se tiró de un recurso local abundante como es el granito. Los investigadores concluyeron que por su tipología, el molde puede datarse en la transición del III a II milenio a. C.
Otros dos hallazgos, probablemente de época neolítica, fueron encontrados hace años por el escultor Francisco Pazos en la finca donde se asienta su casa-taller. en Cobas. Se trataba de una hacha de piedra, de unos 17 centímetros de longitud, más otra pieza que era un afilador de piedra. “Cuando trabajaba en la Escola de Canteiros de Poio -rememora el propio Francisco Pazos- se las dejé a un profesor que las iba a presentar en el Museo de Pontevedra,  pero, avatares de la vida, las piezas no volvieron nunca a mis manos y, que yo sepa, tampoco acabaron en el Museo”.

Mámoas
Mámoas en la parte de atrás de las bodegas de Paco&Lola
Meaño alberga además varias mámoas. De ellas han sido catalogadas las de la finca de A Balada, ubicadas al pie del monte Penaguda en la parte de Xil, dentro del solar que hoy es propiedad de las bodegas Paco&Lola, y que la propia firma señalizó hace una década en aras a su conservación y puesta en valor. Se trata, en realidad, de tres túmulos, si bien una tercera fue destruida parcialmente en el pasado cuando se construyó  un vial en la zona. También en la parte alta del monte de Lores, en el límite con Sanxenxo, se concluye, en base al perfil del terreno, la existencia, cuando menos, de dos mámoas más.


ASÍ SON LOS PETROGLIFOS DE A SOBREIRA... SILUETEADOS EN LOS AÑOS 80






domingo, 26 de noviembre de 2017

A BANDA XUVENIL DA ESCOLA DE MÚSICA DE MEAÑO, TERCEIRO PREMIO NO CERTAME GALEGO


A Banda Xuvenil da Escola de Música en plena actuación en Santiago
La Banda Xuvenil de la Escola de Música de Meaño, dirixida polo mestre Diego Javier Lorente López, fíxose co terceiro premio na Sección de Teceira para bandas de ata 50 músicos, no "XI Certame Galego de Bandas". Foi este pasasado sábado 25 de novembro no Auditorio de Galicia en Santiago, evento no que a banda meañesa estivo arroupada por un centenar de aficionados meañeses.


A xove banda meañesa, integrada na súa totalidade e exclusivamente por alumnos da Escola de Música e que promediaba 14,8 anos de idade, abreu o concerto co pasodoble “Música Mestres” de Xoán Lois Diéguez, para acto seguido interpretar as duas obras que valoraraba o xurado: “Á maneira dos aires rapsódicos”, del compositor galego Xesús Xosé Iglesias González, como obra obrigada, e “El racó de L’Or” do valenciano Saúl Gómez, como obra libre e na que a banda meañesa cautivou ao auditorio cunha excelente interpretación.

Cinco eran as bandas que concurrían nesta Teceira Sección. O primeiro premio foi para a Banda Xuvenil de Vilatuxe o o segundo para "A Lira" de Rivadavia. Agora tocan outros retos para esta nova xeración de músicos da man do mestre Lorente López.


Outro momento da actuación da Banda Xuvenil de Meaño
Juan Portela, director da Escola de Música Municipal de Meaño, aseguraba sentirse satisfeito con logro acadado: "era a primeira vez que a Banda Xuvenil acudía a un certame, e estrearse obtendo un premio no Certame Galego é un orgullo para todos". "Creo que nestos tres meses de traballo  -agregaba- todo os rapaces da banda medraron moito como músicos, logrando acadar metas que noutras circunstacnias terían levado uno ano, e iso foi posible gracias ao traballo do director Lorente López, e de todos os mestres das Escola, así como das familias, comprometidas desde o principio con este proxecto. Todos xuntos lograron que a Banda Xuvenil tocara neste certame como nunca o fixo na sua historia".

Desde Valencia o director e compositor Iñaki Lecumberri, que seguíu o certame en vivo a través das redes sociais, sumábase á felicitación á banda meañesa: "Habéis brindado un recital ya desde el pasoboble -afirmaba na misiva remitida á banda e director- demostrando que Meaño tiene ante sí una generación de músicos que puede marcar una época, y ese es, sin duda, vuestro mejor premio". 

Remate da actuación co mestre Diego Javier Lorene aplaudindo os seus xóvenes músicos


ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

DE TAPAS POR MEAÑO

Unha das creacións a concurso
Meaño acollege entre o 2 e o 10 de decembro o "III Concurso De Tapas por Meaño". Sete establecementos participan nesta edición, a saber, Quinta de San Amaro, Casa Rodiño (ambos en Meaño), A Taberna de Cancela (Xil), Casa Rosal (Lores), e Taberna O Fiolato, Asador Raíces e Muiño da Birta (os tres desde Dena).As tapas dispensaranse nesos días en horario de 12 a 14 horas e, pola noite, de 20 a 22, ao prezo todas elas de 2 euros. Cada establecimento concurrirá ao concurso con dúas tapas, polo que o público poderá degustar ao longo dos nove días un total de 14 tapas, desde unha tosta de volován de pisto con ovo de codorniz ata un rollo de marisco con reducción de godello e menta, pasando por unha tosta de mar e shiitake, codorniz escabechada ou un “Adiviña adiviñanza”, esta última aposta de Casa Rodiño.

A presentación contou co Estrela Michelín Yayo Daporta, no centro da imaxe
O concurso contará este ano cun xurado integrado por Paco Caneda, responsable da cocina da Festa do Marisco desde 2010; Rocío Lis, docente de sá na Escuela Taller de la Mancomunidade do Salnés; e Alberto Ribas, bloguero coñecido polas redes sociais polo seu blogue “Máisgrelos”. O certame fallara o 13 de nadal, día de Santa Lucía -festivo local en Meaño-, en que le se farán entrega dos premios do jurado e o galardón especial del público, a partir da votación dos clientes a través dunha cartiña sellada polos diferentes locais polos que irán degustando las tapas. Destacar además que o público que participe na votación a través da cartiña que se pone a disposición nos diferentes establecimientos, entrará no sorteo de 210 euros en vales consumibles nos establecementos que concursan, más dous premios añadidos de 70 euros.


domingo, 19 de noviembre de 2017

conversas.com
José Forte Aspérez
Trompetista meañes de la Orquesta Sinfónica de Sevilla

Este trompetista es uno de los grandes talentos salidos de la enorme cantera de músicos que es la Escuela de Música y la banda Unión Musical de Meaño. De hecho inició sus estudios aquí y fue trompetista de la banda a la par que completaba estudios musicales en el Conservatorio Manuel Quiroga de Pontevedra, donde cursó Grado Profesional, y más tarde en Vigo para Grado Superior. La Escola de Altos Estudos Musicais de Santiago fue su último peldaño formativo antes de desembarcar en 2014 en la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Desde aquí regresaba a la Escola de Altos Estudos Musicais de Santiago esta pasado semana para impartir en una clase magistral a los alumnos. Era el primer alumno de este centro que regresaba a él para impartir una máster class.

"EN MEAÑO LA MÚSICA ES UN ESTILO DE

VIDA"

El trompetista meañés José Forte
¿Cómo fueron sus inicios en el mundo de la música?
Mi primer contacto con la música fue, la verdad, un poco rebelde. Tenía unos 7 años cuando en cierta ocasión, después de salir del colegio, me quedé en la Escuela de Música de Meaño en clase de lenguaje musical sin que mi madre supiera nada. Fue a buscarme luego un poco enfadada por el susto de que no llegaba a casa, pero es que yo sentía ya una gran curiosidad por la música.
Esos inicios están ligados a la Escuela de Música de Meaño y a la BUMM. ¿Qué recuerdo en especial guarda de esos años?
Recuerdo muy bien las primeras lecciones de música, tanto de lenguaje musical como luego de trompeta, en la Escuela de Meaño, y los divertidos ensayos en la Banda Xuvenil con Andrés Hay. En lo referente a la Unión Musical de Meaño tengo grabado, como si fuera hoy, la emoción que sentí cuando el entonces director Francisco Javier Morgade me dijo que pasase a la condición de primer trompeta. Puede parecer insignificante, y en sí lo es, el tocar primero, segundo o tercero, pero lo que realmente suponía era que en adelante iba a poder tocar “solos”, y eso para mí supuso una alegría inmensa.

Otra imagen de nuestro protagonista
¿Tenía claro ya la trompeta como instrumento desde niño? ¿Qué le que le hizo decantarse por ella?
No, de hecho mi primera toma de contacto con un instrumento, y eso casi no lo sabe nadie, fue con la tuba, porque en ese momento hacían falta tubistas en la banda. Pero fue una experiencia breve, pronto me di cuenta que la tuba no era lo mío. Lo que en realidad de decantó por la trompeta fue Benjamín Dorado, que era trompetista en la banda y que entonces venía mucho a casa a ensayar junto con mi hermano. Y fue escuchándolos a ellos que quise probar, y ahí la trompeta me enganchó para siempre. Luego vino en la Escuela el profesor Roberto Verde, cuyas clases siempre tan amenas recuerdo con especial cariño. Creo que, en realidad, se lo debo a todo a él.
¿Considera usted importante para un músico de viento la formación bandística como complemento a los estudios reglados de la carrera musical?
Las bandas de música en Galicia juegan un papel fundamental en lo relativo a músicos de viento. A falta de jóvenes orquestas sinfónicas, donde el músico podría crecer, las bandas vienen a cubrir hoy ese espacio. Tocar en una banda de música te aporta sentido de grupo, aprender a escuchar y a crecer dentro de un colectivo. Es una formación que a mí me aportó mucho y que recomiendo siempre.
¿Cuál es el mensaje que transmitiría a los jóvenes alumnos de la Escuela de Meaño y otras de la comarca en relación con la carrera musical y que pueden ver en usted hoy un referente?
El mensaje es ser felices y disfrutar con la música. Si hacemos lo que realmente nos gusta será la satisfacción más gratificante que cualquiera puede alcanzar.

Forte y su inseparable tormpeta
¿Por qué piensa que en Meaño la música es casi un fenómeno social por la cantidad de alumnos que tiene un concello tan pequeño?
Porque en Meaño yo diría que la música es un estilo de vida. La banda Unión Musical de Meaño es ya parte de los meañeses, y como tal la sienten. La música es una forma de expresión, Meaño no sería hoy lo mismo sin la música o sin su banda.
Usted será el primer alumno de la Escola de Altos Estudos Musicais de Santiago en impartir un máster class en el centro en que se formó. ¿Qué significa para usted?
No sabía de tal circunstancia que, desde luego, hace de esta máster class, si cabe, algo más emotivo. Siempre es especial regresar al lugar donde uno ha estudiado, máxime cuando ya han pasado diez años de mi etapa como alumno allí. Estoy deseando aprender con los alumnos y enseñarles también algo.
¿Cuál es consejo que siempre repite a sus alumnos en una de sus máster class?
El consejo que les digo siempre, nada más empezar, es que toquen con la máxima relajación posible, no forzar el sonido, no apretarse, se trata de disfrutar del sonido. Y luego el secreto del músico es la constancia y la perseverancia, el tener siempre presente que uno debe seguir esforzándose siempre para seguir mejorando.        
¿Le veremos por Meaño en uno de esos cursos o máster class que la Escuela acoge cada año en Semana Santa?
¿Por qué no? Fui alumno allí durante muchos años, y luego también profesor en la Escuela  durante otra etapa. Impartir un curso en Meaño sería una posibilidad a la par que un reto y, por supuesto, claro que una ilusión.

Con la Sinfónica de Sevilla, en cuarta fila a la izquierda de todo
¿Estar en la Real Sinfónica de Sevilla ha colmado sus aspiraciones?
Reconozco que uno de mis sueños desde niño era tocar en una orquesta sinfónica. Es súper emocionante levantarte cada día sabiendo que haces lo que de verdad te gusta y por aquello por lo que he luchado durante tantos años. La Real Orquesta Sinfónica de Sevilla es una formación muy reconocida dentro del panorama nacional, por lo que debo decir que estoy muy contento. Pero soy de los que pienso que algunos sueños están todavía por llegar.
¿En qué proyectos a mayores está metido ahora?
A corto plazo tocaré de concertista con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla una obra del compositor norteamericano Aaron Copland, titulada “Quiet City”. Será los días 14 y 15 de diciembre de 2017, y están todos invitados. Luego en enero seré profesor de la “Scotch College Symphony Orchestra” que tiene su sede en Melbourne, Australia. 
¿Y qué proyecto nuevo que se le ha pasado por la mente le haría una especial ilusión?
Me haría ilusión crear un dúo de trompeta y órgano, ese es otro de mis grandes retos. El órgano y la trompeta casan muy bien. Quizás pronto haya noticias sobre esto.
¿Un trompetista en el que le guste mirarse?
El sueco Hakan Hardenberger, tiene un sonido me encandila siempre. 


ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

  ROSANA DOMÍNGUEZ & BUMM  
Concerto de Santa Icía 2017.
Dirixe: Diego Javier Lorente

Se queres ver un fragmento da actuación da ensemble da BUMM acompañando á soprano meañesa Rosana Domínguez Rey no concerto de Santa Icía, celebrado o pasado sábado 18 de novembro, pincha no icono da imaxe da abaixo...







sábado, 11 de noviembre de 2017

conversas.com
Lino Padín Outón
Bodeguero del caíño D'Arvelos

Tercera y última entrega sobre los tinto de la D.O. Rías Baixas. Cuando empiezan a irrumpir con fuerza en el mercado estos tintos y 26 bodegas de la D.O. apuestan ya por unos caldos a los que los expertos conceden enorme potencial, son pocos los que se acuerdan en Luis Padín, un bodeguero de Castrelo que, afincado en el barrio de Piñeiros en Vilalonga (Sanxenxo), fue el auténtico pionero de los tintos Rías Baixas, con un caíño que él embotellaba ya a mediados de los 90 bajo su sello “D’Arvelos” al amparo de la D.O. Los defendió a capa y espada cuando en aquellos años se vivía la fiebre de la plantación de albariño, y se talaban por doquier cepas centenarias de caíño y espadeiro. Fallecido en 2012 su hijo Lino Padín continúa la saga de una bodega familiar cuyo caíño sigue siendo su bandera.



"MI PADRE SE PRESENTÓ A LA FIESTA DEL 

ALBARIÑO VENDIENDO SU CAÍÑO"


Lino Padín con su D'Arvelos
Cuando muchos se están subiendo hoy al carro de los tintos Rías Baixas, ¿siente que su padre, en los 90 un predicador en el desierto, es hoy un gran olvidado?
En buena parte sí, es cierto. Mi padre comenzó a elaborar su tinto caíño amparado en la D.O., a  mediados de los años 90, él fue el primero cuando no lo hacía nadie. Todavía conservo en casa botellas de la añada de 1997.
Contaba en cierta ocasión que parte de la culpa de apostar por el caíño la tuvo su madre.
Sí, tuvo una movida con su madre Aurelia que le reprendió cuando cortó unas cepas de caíño para plantar albariño. Y desde aquella, contaba, no cortó una cepa de tinto, y se decidió por elaborar el caíño dentro de la D.O.
¿Le tiraba mucha gente para atrás en su apuesta por el tinto?
Muchísima. Lo tildaron durante años de loco, de chalado, o se reían de él cuando todo el mundo cortaba el tinto, incluso cepas centenarias, para plantar albariño, que era el futuro. Pero mi padre, a inicios de los 90, cuando el tinto de la D.O. estaba ahí abajo, porque todo era la fiebre del albariño, peleó lo indecible y muchísimo contracorriente para defender el tinto, porque él estaba convencido de su potencial, el caíño era su bandera.
¿Tuvo dificultades para pasar las catas cuando el suyo era el único tinto de la D.O.?
No lo sé con precisión, pero alguna dificultad sí tenía referido.

La nueva imagen de la botella
De hecho él acudió a las primeras ediciones del Encontro co Viño de Autor en Meaño con su tinto.
Y no sólo al Encontro co Viño de Autor, sino que mi padre, allá por el año 2004, se plantó en una Festa do Albariño en Cambados, con un stand compartido con otro bodeguero de Vilalonga, y vendía en el Paseo da Calzada su caíño en plena Festa del Albariño.
¿De donde procede el nombre de D’Arvelos?
Es el nombre de una excelente parcela que tenemos en Castrelo.
¿Sigue siendo el caíño tinto el emblema de su bodega?
Sí, como en vida de mi padre. De hecho el 60 por ciento de nuestra producción es caíño tinto, sólo el 40 es albariño.
¿Dónde tiene sus parcelas?
En Castrelo y e Vilalonga. Están en plena costa, mismo aquí en Vilalonga tengo un viñedo que linda justo con el mar… estos sí son lo que se llaman literalmente “tintos del mar”.
¿Algún secreto para el laboreo?
Nunca utilizo herbicidas, ni cavo las viñas y sólo les corto la hierba. Además no las he abonado nunca, mantengo los terrenos pobres, es bueno para la calidad.
Algunos defienden, precisamente para la calidad, que en este tipo de variedad tinto es recomendable una poda en verde que limite la producción.
Son teorías que yo no me creo. En mis viñedos nunca lo he hecho, si acaso, cuando deshojo la viña en agosto, sí corto algunos racimos cativos que no han desarrollado.

Lino Padín bajo una de sus viñas de caíño a pie del mar
¿Piensa en ampliar la producción de tinto?
Con el caíño, que es la superficie que cultivaba en vida mi padre, voy servido, pero sí tengo ganas de plantar una parcela para elaborar un espadeiro.
¿El tinto se lo quitan de las manos?
Está muy demandado, es cierto. Mismo cuando me hago cargo de la bodega en 2012, que es cuando fallece mi padre, y con la crisis económica golpeando muy duro y después de una cosecha enorme que fue la de 2011, el tinto fue lo que mantuvo la bodega en ventas.
¿Dónde vende su caíño?
El 70 por ciento en Galicia, en buena restauración vinotecas
¿Y a qué precios se mueve en relación con el albariño?
Son vinos que están muy demandados y se mueven en precios medio-altos, esto es, equivalente a los albariños más preciados del mercado.
¿El que se sumen más bodegas al tinto Rías Baixas es bueno también para sus ventas?
Sí, porque contribuye a darlos conocer más, ya no sólo es mi padre predicando en el desierto, defendiendo el tinto a capa y espada. Y, cuando un amante de los tintos, prueba un caíño o un espadeiro Rías Baixas, ten por seguro que lo conquista, porque es un vino muy diferente a todo lo resto que haya probado en su vida.
Si su padre levantara la cabeza y viera el tirón que empieza a dar el tinto Rías Baixas…
Se mostraría tremendamente satisfecho de ver cuánta razón tenía, y lamento que no pueda verlo. Y hace 20 años mi padre preconizaba que, cuando varias bodegas se subieran al carro del tinto Rías Baixas, iban darle un vuelco a toda la concepción de la D.O.